EN MARCHA EL BANCO DE SEMILLAS DE LA RED DE HUERTOS Y CONSUMO DE LA SIERRA

En una reunión del miércoles 9 de mayo se formó un grupo de trabajo para establecer un banco de semillas en la Sierra. Para los hortelanos es difícil acceder a las variedades tradicionales y las grandes multinacionales dominan el mercado de semillas. Hace falta un banco para compartir semillas y plantones entre los huertos de la sierra y para conseguir y recuperar variedades tradicionales de la zona.

El primero objetivo es más asequible. Se podría organizar encuentros de intercambios de semillas o mercadillos con un precio bajo (para cubrir costes) para las semillas o plantones para la gente que está empezando. El objetivo de recuperar variedades es más complejo y hace falta cuidar mucho que no haya mezcla con otras variedades. Para una colaboración con el Instituto Nacional de Investigación Agraria o el Centro Nacional de Recursos Fitogenéticos  hace falta bastante seriedad.

Pasos a seguir:

1. Formulación del proyecto (ver abajo). Mandar recomendaciones a los huertos de seleccionar plantas para semillas.

2. Buscar un lugar para tener un frigorífico. Se habló de la posibilidad de un centro autogestionado como Ítaca en Galapagar o Casa Abierta en San Lorenzo.

3. Conseguir un frigorífico de segunda mano.

4. Buscar colaboraciones con viveros como lo de La Pedriza y estudiar posibles intercambios. También asistir a las reuniones en El Matadero del primer jueves del mes donde se reúne gente involucrada al mundo de las semillas.

5. Organizar un taller en septiembre en uno de los huertos de la Red de Huertos sobre como limpiar, conservar y etiquetar las semillas (29/09/12).

6. Organizar un encuentro de intercambio de semillas en enero 2013.

PROYECTO DE BANCO DE SEMILLAS HORTÍCOLAS DE LA RED DE HUERTOS COMUNITARIOS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

INTRODUCCIÓN
La Red de Huertos y Consumo de la Sierra se constituyó el 18 de febrero del 2012 en un acto organizado por la Coordinadora Salvemos la Sierra en Villalba. El objetivo principal de la Red es apoyar a las iniciativas de huertos (tanto colectivos como particulares) en la Sierra de Guadarrama. En este momento hay huertos comunitarios en los siguientes pueblos: Villalba, Zarzalejo, Galapagar, Collado Mediano, Los Molinos, Guadalix de la Sierra, Boalo. En otros pueblos de la zona también hay proyectos para huertos colectivos o municipales en breve: Manzanares el Real, Torrelodones, Las Rozas. Establecer un banco de semillas en la Sierra sería una forma muy útil y practicar de colaborar entre todos.

OBJETIVOS  Y MEDIOS DE LA RED EN RELACIÓN A LAS SEMILLAS
El objetivo fundamental es poner en disposición de los huertos comunitarios semillas y plantones, fomentando el intercambio y la utilización de variedades tradicionales.
Para ello se han diseñado las siguientes estrategias:

  • Encuentros de intercambios de semillas y plantones. A realizar a finales de invierno y primavera
  • Creación de un banco de semillas
    • Sito en alguna localidad de la Sierra de Guadarrama
    • Almacenará excedentes de los diferentes huertos comunitarios
    • Almacenará las variedades tradicionales que seamos capaces de recuperar o aquellas que consigamos vía CNRF del INIA
    • Poner a disposición de los huertos comunitarios las semillas almacenadas.
    • Medios: frigorífico, desecador, higrómetro, fungibles, material de limpieza de semillas, un local donde mantener el frigorífico
    • Queda por definir el funcionamiento de donaciones aunque lo más factible sería que el receptor se comprometiera a reintegrar las semillas recibidas y si puede aumentar la cantidad y diversidad de las especies. En principio se piensa en un sistema no monetario.
  • Recuperación de las variedades tradicionales hortícolas de la Sierra de Guadarrama.

La Sierra de Guadarrama históricamente ha constituido un espacio eminentemente agrícola hasta hace no mucho tiempo. Prácticamente hasta los años 50 del pasado siglo  pervivían unos usos y costumbres rurales en la mayor parte de la comarca. Con el paso del tiempo  han cambiado las costumbres y la cultura agrícola está en vías de desaparecer.

Esta forma de vida se ve muy influenciada por los fenómenos de especulación del suelo. Las variedades tradicionales  o bien  han desaparecido o se han sustituido por selecciones híbridas, de manera que el horticultor ha perdido su capacidad de cultivar, guardar y sembrar sus propias semillas. Esta situación lleva a los agricultores a una grave dependencia.

Por otro lado, como consumidores, que lo somos todos, hemos perdido referencias del sabor de los alimentos, aunque aún añoramos el aroma y la calidad de algunas variedades tradicionales.

Recuperar pues las variedades tradicionales es fomentar el valor de la biodiversidad, un valor que se fundamenta en el convencimiento de que una reducción de la misma significa una reducción en los recursos y opciones posibles para responder a futuras necesidades, además de su consideración estética, ética o de patrimonio natural.

La diversidad biológica y la cultural están amenazadas por procesos de globalización basados en la uniformidad. Por tanto una estrategia de conservación de la diversidad debe incluir la persistencia de los sistemas agrarios tradicionales, con sus prácticas, técnicas y saberes.

Cabe resaltar la importancia de los sistemas agrarios tradicionales como productores y conservadores de biodiversidad.

Reconozcamos pues que todas las especies son necesarias, la desaparición de alguna de ellas es una pérdida irreparable. Pensemos que desde principios de siglo ha desaparecido el 75% de la diversidad genética de las especies con interés agrícola.

Por ejemplo, en 1859 se conocían mas de 1300 variedades de trigo, en 1954 el listado de variedades registraba 600, en 1984  quedaban 114   mientras que en 1995 solo aparecían 83.

¿Y que ocurre con las plantas agrícolas tradicionales  de la Sierra de Guadarrama? Pues que en su mayoría han desaparecido.

Afortunadamente El Instituto Nacional de Investigación y Tecnología  Agraria y Alimentaria han realizado una serie de prospecciones  y  se han recolectado semillas de numerosas variedades. Estas semillas se mantienen en el banco de germoplasma del I.N.I.A y pueden conservarse allí durante muchos años.

La intención es recuperar  estas variedades tradicionales, especialmente adaptadas al clima de nuestra comarca.

Una vez conseguidas las primeras semillas se procederá a la producción diversificada en diferentes huertos para así evitar hibridaciones. Obviamente se realizaran cursillos de formación al respecto.

Las semillas producidas se incorporarán al banco y se compartirán con otras redes de intercambio, como por ejemplo la red de “Matadero” de Madrid.
Como última estrategia se pretende coordinar la producción de plantones de manera que diferentes huertos se “especialicen” y así realizar intercambios más productivos.

Para la difusión y coordinación de estas estrategias utilizaremos un blog específico y difusión más convencional cuando sea necesario.

Anuncios

4 Respuestas a “EN MARCHA EL BANCO DE SEMILLAS DE LA RED DE HUERTOS Y CONSUMO DE LA SIERRA

  1. Jesus Pozas, un agricultor ecológico sito en Collado mediano ofrece un lugar y frigorífico, no tiene luz y el frigorífico es de gas, como está estropeado estamos buscando a alguien que o sepa arreglar. ¿Voluntarios?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s