UN HUERTO FAMILIAR EN ROBLEDONDO

25 de abril: Uno de los objetivos principales de la Red de Huertos y Consumo es compartir las experiencias de los hortelanos en distintos lugares de la Sierra. Empezamos con este relato de Francisco, Mónica y su pequeño hijo Enrique que han cogido un terreno en la pequeña aldea de Robledondo (Santa María de Alameda).
La verdad, es que es todo un reto enfrentarse en la realización de un nuevo huerto, sitio nuevo, nuevas ideas y planes,etc., pero lo hemos tomado con ganas e ilusión, el poder desarrollar nuevamente el proceso, hasta conseguir nuestro huerto ecológico.
Como se puede ver y comprobar por las imágenes, el comienzo es más bien desalentador, pues el terreno, tenía muchas zarzas y, árboles, que tras hablar con los dueños del mismo, ellos eliminaron lo más gordo a priori, y ha sido mediante la quema de algunas zarzas y, árboles, pero las raíces las voy eliminando yo. (fotos 1 y 2)
El terreno es bastante bueno, pues además de no haber estado explotado en varios años, lo cual, significa que la tierra está bastante descansada, es oscura, retiene bien la humedad y, con abundancia de lombrices, que a mí y a Mónica, nos pone muy contentos, por la riqueza del suelo.
 
Estamos consiguiendo el abono de oveja, por nuestra cuenta y, ahora he movido un poco a los vecinos, para arreglar el sistema con el que suelen regar y, es la cacera (foto 3), como le dicen allí y, es la conducción del agua por tuberías desde pozas(foto 4), en los remansos del arroyo o río se pone una especie de dique, permitiendo el embalse de agua y, así poder suministrarlo a los diferentes huertos). Hay que limpiar de zarzas, botellas y demás objetos del entorno del río y, poner nuevas tuberías, pero se ha hablado y, pronto nos pondremos con ello, para cuando llegue el momento del riego.
Nosotros vamos a regar por goteo, como hemos hecho el año pasado, creemos que es efectivo, el recurso debe ser bien utilizado y aprovechado, sin derrochar, para ello desde la cacera que llega a la parcela vamos a colocar un bidón de 1.000 litros (foto 5), para desde ahí surtir al huerto, evitando el riego de inundación y otros tipos. Lo iremos llenando a medida que se pueda ir vaciando, pero siendo racionales con su uso.
En los próximos días, si el tiempo, lo permite, dado que el terreno estaba sin moverse de tanto tiempo, volveré a pasar la motoazada, marcar los bancales y, a plantar, el semillero que tenemos en casa y, del cual, se han encargado como siempre Enrique y Mónica.
Un saludo, Enrique, Mónica y Francisco.
pd.: Recuperamos el sistema tradicional, pues no se seca el arroyo, me han comentado y, limpiamos el medioambiente, por lo menos, el entorno.
Anuncios

2 Respuestas a “UN HUERTO FAMILIAR EN ROBLEDONDO

  1. Estoy muy cerca en la estación con mi pequeño huerto, en la misma onda, intentando mejorar la tierra, investigando y aprendiendo cada día. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s